II Domingo de Cuaresma – 17 De Marzo 2019

Primera lectura 


Gen 15, 5-12. 17-18

En aquellos días, Dios sacó a Abram de su casa y le dijo: “Mira el cielo y cuenta las estrellas, si puedes”. Luego añadió: “Así será tu descendencia”.

Abram creyó lo que el Señor le decía y, por esa fe, el Señor lo tuvo por justo. Entonces le dijo: “Yo soy el Señor, el que te sacó de Ur, ciudad de los caldeos, para entregarte en posesión esta tierra”. Abram replicó: “Señor Dios, ¿cómo sabré que voy a poseerla?” Dios le dijo: “Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos de tres años; una tórtola y un pichón”.

Tomó Abram aquellos animales, los partió por la mitad y puso las mitades una enfrente de la otra, pero no partió las aves. Pronto comenzaron los buitres a descender sobre los cadáveres y Abram los ahuyentaba.

Estando ya para ponerse el sol, Abram cayó en un profundo letargo, y un terror intenso y misterioso se apoderó de él. Cuando se puso el sol, hubo densa oscuridad y sucedió que un brasero humeante y una antorcha encendida, pasaron por entre aquellos animales partidos.

De esta manera hizo el Señor, aquel día, una alianza con Abram, diciendo:

“A tus descendientes doy esta tierra,
desde el río de Egipto
hasta el gran río Éufrates”.


Salmo Responsorial

Salmo 26, 1. 7-8a. 8b-9abc. 13-14

R. (1a) El Señor es mi luz y mi salvación.
El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién voy a tenerle miedo?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién podrá hacerme temblar?  
R. El Señor es mi luz y mi salvación.
Oye, Señor, mi voz y mi clamores
y tenme compasión; 
el corazón me dice que te busque
y buscándote estoy. 
R. El Señor es mi luz y mi salvación.
No rechaces con cólera a tu siervo, 
tú eres mi único auxilio; 
no me abandones ni me dejes solo, 
Dios y salvador mío.  
R. El Señor es mi luz y mi salvación.
La bondad del Señor espero ver
en esta misma vida.
Armate de valor y fortaleza
y en el Señor confía. 
R. El Señor es mi luz y mi salvación.

Segunda Lectura

Fil 3, 17–4, 1

Hermanos: Sean todos ustedes imitadores míos y observen la conducta de aquellos que siguen el ejemplo que les he dado a ustedes. Porque, como muchas veces se lo he dicho a ustedes, y ahora se lo repito llorando, hay muchos que viven como enemigos de la cruz de Cristo. Esos tales acabarán en la perdición, porque su dios es el vientre, se enorgullecen de lo que deberían avergonzarse y sólo piensan en cosas de la tierra.

Nosotros, en cambio, somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos que venga nuestro Salvador, Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo miserable en un cuerpo glorioso, semejante al suyo, en virtud del poder que tiene para someter a su dominio todas las cosas.

Hermanos míos, a quienes tanto quiero y extraño: ustedes, hermanos míos amadísimos, que son mi alegría y mi corona, manténganse fieles al Señor.

O bien:

Fil 3, 20–4, 1

Hermanos: Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos que venga nuestro Salvador, Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo miserable en un cuerpo glorioso, semejante al suyo, en virtud del poder que tiene para someter a su dominio todas las cosas.

Hermanos míos, a quienes tanto quiero y extraño: ustedes, hermanos míos amadísimos, que son mi alegría y mi corona, manténganse fieles al Señor.


Aclamación antes del Evangelio

Cf Mc 9, 7

R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
En el esplendor de la nube se oyó la voz del Padre, que decía:
“Éste es mi Hijo amado; escúchenlo”.
R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.


Evangelio

Lc 9, 28b-36

En aquel tiempo, Jesús se hizo acompañar de Pedro, Santiago y Juan, y subió a un monte para hacer oración. Mientras oraba, su rostro cambió de aspecto y sus vestiduras se hicieron blancas y relampagueantes. De pronto aparecieron conversando con él dos personajes, rodeados de esplendor: eran Moisés y Elías. Y hablaban de la muerte que le esperaba en Jerusalén.

Pedro y sus compañeros estaban rendidos de sueño; pero, despertándose, vieron la gloria de Jesús y de los que estaban con él. Cuando éstos se retiraban, Pedro le dijo a Jesús: “Maestro, sería bueno que nos quedáramos aquí y que hiciéramos tres chozas: una para ti, una para Moisés y otra para Elías”, sin saber lo que decía.

No había terminado de hablar, cuando se formó una nube que los cubrió; y ellos, al verse envueltos por la nube, se llenaron de miedo. De la nube salió una voz que decía: “Éste es mi Hijo, mi escogido; escúchenlo”. Cuando cesó la voz, se quedó Jesús solo.

Los discípulos guardaron silencio y por entonces no dijeron a nadie nada de lo que habían visto.

Second Sunday in Lent – St. Patrick’s Day

Second Sunday of Lent
Lectionary: 27

Reading 1GN 15:5-12, 17-18

The Lord God took Abram outside and said, 
“Look up at the sky and count the stars, if you can.
Just so,” he added, “shall your descendants be.”
Abram put his faith in the LORD, 
who credited it to him as an act of righteousness.

He then said to him, 
“I am the LORD who brought you from Ur of the Chaldeans 
to give you this land as a possession.”
“O Lord GOD,” he asked, 
“how am I to know that I shall possess it?”
He answered him, 
“Bring me a three-year-old heifer, a three-year-old she-goat, 
a three-year-old ram, a turtledove, and a young pigeon.”
Abram brought him all these, split them in two, 
and placed each half opposite the other; 
but the birds he did not cut up.
Birds of prey swooped down on the carcasses, 
but Abram stayed with them.
As the sun was about to set, a trance fell upon Abram, 
and a deep, terrifying darkness enveloped him.

When the sun had set and it was dark, 
there appeared a smoking fire pot and a flaming torch, 
which passed between those pieces.
It was on that occasion that the LORD made a covenant with Abram,
saying: “To your descendants I give this land, 
from the Wadi of Egypt to the Great River, the Euphrates.”

Responsorial PsalmPS 27:1, 7-8, 8-9, 13-14.

R. (1a)  The Lord is my light and my salvation.
The LORD is my light and my salvation;
whom should I fear?
The LORD is my life’s refuge;
of whom should I be afraid?
R. The Lord is my light and my salvation.
Hear, O LORD, the sound of my call;
have pity on me, and answer me.
Of you my heart speaks; you my glance seeks.
R. The Lord is my light and my salvation.
Your presence, O LORD, I seek.
Hide not your face from me;
do not in anger repel your servant.
You are my helper: cast me not off.
R. The Lord is my light and my salvation.
I believe that I shall see the bounty of the LORD
in the land of the living.
Wait for the LORD with courage;
be stouthearted, and wait for the LORD.
R. The Lord is my light and my salvation.

Reading 2 PHIL 3:17—4:1

Join with others in being imitators of me, brothers and sisters, 
and observe those who thus conduct themselves 
according to the model you have in us.
For many, as I have often told you 
and now tell you even in tears, 
conduct themselves as enemies of the cross of Christ.
Their end is destruction.
Their God is their stomach; 
their glory is in their “shame.”
Their minds are occupied with earthly things.
But our citizenship is in heaven, 
and from it we also await a savior, the Lord Jesus Christ.
He will change our lowly body
to conform with his glorified body 
by the power that enables him also 
to bring all things into subjection to himself.

Therefore, my brothers and sisters,
whom I love and long for, my joy and crown, 
in this way stand firm in the Lord.

OrPHIL 3:20—4:1

Brothers and sisters:
Our citizenship is in heaven, 
and from it we also await a savior, the Lord Jesus Christ.
He will change our lowly body
to conform with his glorified body 
by the power that enables him also 
to bring all things into subjection to himself.

Therefore, my brothers and sisters,
whom I love and long for, my joy and crown, 
in this way stand firm in the Lord, beloved.

Verse Before The GospelCF. MT 17:5

From the shining cloud the Father’s voice is heard:
This is my beloved Son, hear him.

GospelLK 9:28B-36

Jesus took Peter, John, and James 
and went up the mountain to pray.
While he was praying his face changed in appearance 
and his clothing became dazzling white.
And behold, two men were conversing with him, Moses and Elijah, 
who appeared in glory and spoke of his exodus 
that he was going to accomplish in Jerusalem.
Peter and his companions had been overcome by sleep, 
but becoming fully awake, 
they saw his glory and the two men standing with him.
As they were about to part from him, Peter said to Jesus, 
“Master, it is good that we are here;
let us make three tents,
one for you, one for Moses, and one for Elijah.”
But he did not know what he was saying.
While he was still speaking, 
a cloud came and cast a shadow over them, 
and they became frightened when they entered the cloud.
Then from the cloud came a voice that said, 
“This is my chosen Son; listen to him.”
After the voice had spoken, Jesus was found alone.
They fell silent and did not at that time 
tell anyone what they had seen.

HAPPY ST. PATRICK’S DAY!

St. Elizabeth’s Guild is celebrating with Corned Beef Sandwiches at 12:30. $10.00. RSVP by Friday, March 15 please! Call Francine Korn (916) 869-9341

THE DAY BEFORE…

Hard working leprauchans in the kitchen making corned beef for the St. Paddy’s Day Luncheon on Sunday.
St. Hubert’s Hall Wearin of the Green!

Raffle Prizes put together by Pam Guiney – aren’t they tempting?

Gina Asaro Bussalachi did an outstanding job decorating!

After the recent flood, we are all in the mood to enjoy a St. Patrick’s Day Party!

Spirits will be available before lunch. We will be serving Irish Coffee after lunch and enjoying Irish songs sung by St. Elizabeth’s Choir.


ST. PATRICK’S DAY

The Lord blessed us with such a splendid day to celebrate St. Patrick! After the sadness of the recent flood, we gathered on a warm sunny day (70’s) to enjoy corned beef sandwiches and songs with St. Elizabeth’s choir. Thanks to all who came – we had a wonderful time!

Gina Asaro Busalacchi
Desserts included a wonderful chocolate cake with Irish Creme frosting made by Sharilyn; shamrock cookies from Francine; wonderful decorations from Gina!
The instigators!
The Loftus Family was in town enjoying the day!
Our choir enjoying the lunch.
St. Hubert's Hall wearing of the green!
Gina and Rich cutting corned beef for our St. Patricks Day luncheon.
Gina and Rich put so much thought and care into making this such a wonderful day! Thank you from our hearts!

1 Domingo de Cuaresma – 10 De Marzo 2019

The Temptation by Duccio

Primera lectura 

Dt 26, 4-10

En aquel tiempo, dijo Moisés al pueblo: “Cuando presentes las primicias de tus cosechas, el sacerdote tomará el cesto de tus manos y lo pondrá ante el altar del Señor, tu Dios. Entonces tú dirás estas palabras ante el Señor, tu Dios:

‘Mi padre fue un arameo errante, que bajó a Egipto y se estableció allí con muy pocas personas; pero luego creció hasta convertirse en una gran nación, potente y numerosa.

Los egipcios nos maltrataron, nos oprimieron y nos impusieron una dura esclavitud. Entonces clamamos al Señor, Dios de nuestros padres, y el Señor escuchó nuestra voz, miró nuestra humillación, nuestros trabajos y nuestra angustia. El Señor nos sacó de Egipto con mano poderosa y brazo protector, con un terror muy grande, entre señales y portentos; nos trajo a este país y nos dio esta tierra, que mana leche y miel. Por eso ahora yo traigo aquí las primicias de la tierra que tú, Señor, me has dado’.

Una vez que hayas dejado tus primicias ante el Señor, te postrarás ante él para adorarlo”.


Salmo Responsorial

Salmo 90, 1-2. 10-11. 12-13. 14-15

R. (cf. 15b) Tú eres mi Dios y en ti confío.
Tú, que vivas al amparo del Altísimo
y descansas a la sombra del todopoderoso,
dile al Señor: “Tu eres mi refugio y fortaleza; 
tú eres mi Dios y en ti confío”. 
R. Tú eres mi Dios y en ti confío.
No te sucederá desgracia alguna,
ninguna calamidad caerá sobre tu casa, 
pues el Señor ha dado a sus ángeles la orden 
de protegerte a donde quiera  que vayas.  
R. Tú eres mi Dios y en ti confío.
Los ángeles de Dios te llevarán en brazos 
para que no te tropieces con las piedras,
podrás pisar los escorpiones y las víboras
y dominar las fieras.   
R. Tú eres mi Dios y en ti confío.
“Puesto que tú me conoces y me amas, dice el Señor, 
yo te libraré y te pondré a salvo. 
Cuando tú me invoques, yo te escucharé,
y en tus angustias estaré contigo, 
te libraré de ellas y te colmaré de honores”.  
R. Tú eres mi Dios y en ti confío.


Segunda Lectura

Rom 10, 8-13

Hermanos: La Escritura afirma: Muy a tu alcance, en tu boca y en tu corazón, se encuentra la salvación, esto es, el asunto de la fe que predicamos. Porque basta que cada uno declare con su boca que Jesús es el Señor y que crea en su corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, para que pueda salvarse.

En efecto, hay que creer con el corazón para alcanzar la santidad y declarar con la boca para alcanzar la salvación. Por eso dice la Escritura: Ninguno que crea en él quedará defraudado, porque no existe diferencia entre judío y no judío, ya que uno mismo es el Señor de todos, espléndido con todos los que lo invocan, pues todo el que invoque al Señor como a su Dios, será salvado por él.


Aclamación antes del Evangelio

Mt 4, 4

R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
No sólo de pan vive el hombre,
sino también de toda palabra
que sale de la boca de Dios.
R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.


Evangelio

Lc 4, 1-13

En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, regresó del Jordán y conducido por el mismo Espíritu, se internó en el desierto, donde permaneció durante cuarenta días y fue tentado por el demonio.

No comió nada en aquellos días, y cuando se completaron, sintió hambre. Entonces el diablo le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan”. Jesús le contestó: “Está escrito: No sólo de pan vive el hombre”.

Después lo llevó el diablo a un monte elevado y en un instante le hizo ver todos los reinos de la tierra y le dijo: “A mí me ha sido entregado todo el poder y la gloria de estos reinos, y yo los doy a quien quiero. Todo esto será tuyo, si te arrodillas y me adoras”. Jesús le respondió: “Está escrito: Adorarás al Señor, tu Dios, y a él sólo servirás”.

Entonces lo llevó a Jerusalén, lo puso en la parte más alta del templo y le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, arrójate desde aquí, porque está escrito: Los ángeles del Señor tienen órdenes de cuidarte y de sostenerte en sus manos, para que tus pies no tropiecen con las piedras”. Pero Jesús le respondió: “También está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios”.

Concluidas las tentaciones, el diablo se retiró de él, hasta que llegara la hora.

Miércoles de Ceniza – 6 De Marzo 2019

Leccionario: 219

Primera lectura 

Jl 2, 12-18

Esto dice el Señor:
“Todavía es tiempo.
Vuélvanse a mí de todo corazón,
con ayunos, con lágrimas y llanto;
enluten su corazón y no sus vestidos.

Vuélvanse al Señor Dios nuestro,
porque es compasivo y misericordioso,
lento a la cólera, rico en clemencia,
y se conmueve ante la desgracia.

Quizá se arrepienta, se compadezca de nosotros
y nos deje una bendición,
que haga posibles las ofrendas y libaciones
al Señor, nuestro Dios.

Toquen la trompeta en Sión, promulguen un ayuno,
convoquen la asamblea, reúnan al pueblo,
santifiquen la reunión, junten a los ancianos,
convoquen a los niños, aun a los niños de pecho.
Que el recién casado deje su alcoba
y su tálamo la recién casada.

Entre el vestíbulo y el altar lloren los sacerdotes,
ministros del Señor, diciendo:
‘Perdona, Señor, perdona a tu pueblo.
No entregues tu heredad a la burla de las naciones.
Que no digan los paganos: ¿Dónde está el Dios de Israel?’ “

Y el Señor se llenó de celo por su tierra
y tuvo piedad de su pueblo.


Salmo Responsorial

Salmo 50, 3-4. 5-6a. 12-13. 14 y 17

R. (cf 3a) Misericordia, Señor, hemos pecado.
Por tu inmensa compasión y misericordia,
Señor, apiádate de mí y olvida mis ofensas.
Lávame bien de todos mis delitos, 
y purifícame de mis pecados. 
R. Misericordia, Señor, hemos pecado.
Puesto que reconozco mis culpas,
tengo siempre presentes mis pecados.
Contra ti sólo pequé, Señor,
haciendo lo que a tus ojos era malo. 
R. Misericordia, Señor, hemos pecado.
Crea en mí, Señor, un corazón puro,
un espíritu nuevo para cumplir tus mandamientos.
No me arrojes, Señor, lejos de ti,
ni retires de mí ti santo espíritu. 
R. Misericordia, Señor, hemos pecado.
Devuélveme tu salvación, que regocija
y mantén en mí un alma generosa.
Señor, abre mis labios,
y cantará mi boca tu alabanza. 
R. Misericordia, Señor, hemos pecado.


Segunda Lectura

2 Cor 5, 20–6, 2

Hermanos: Somos embajadores de Cristo, y por nuestro medio, es como si Dios mismo los exhortara a ustedes. En nombre de Cristo les pedimos que se dejen reconciliar con Dios. Al que nunca cometió pecado, Dios lo hizo “pecado” por nosotros, para que, unidos a él, recibamos la salvación de Dios y nos volvamos justos y santos.

Como colaboradores que somos de Dios, los exhortamos a no echar su gracia en saco roto. Porque el Señor dice: En el tiempo favorable te escuché y en el día de la salvación te socorrí. Pues bien, ahora es el tiempo favorable; ahora es el día de la salvación.


Aclamación antes del Evangelio

Cfr Sal 94, 8

R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
Hagámosle caso al Señor, que nos dice:
“No endurezcan su corazón”.
R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.


Evangelio

Mt 6, 1-6. 16-18

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial.

Por lo tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben los hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Cuando ustedes hagan oración, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que están ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que no sepa la gente que estás ayunando, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará”.

First Sunday in Lent – March 10, 2019

First Sunday of Lent
Lectionary: 24

The Temptation by Duccio
Painting by Duccio in the 13th century illustrating today’s gospel.

Reading 1 DT 26:4-10

Moses spoke to the people, saying: 
“The priest shall receive the basket from you 
and shall set it in front of the altar of the LORD, your God.
Then you shall declare before the Lord, your God, 
‘My father was a wandering Aramean 
who went down to Egypt with a small household 
and lived there as an alien.
But there he became a nation 
great, strong, and numerous.
When the Egyptians maltreated and oppressed us, 
imposing hard labor upon us, 
we cried to the LORD, the God of our fathers, 
and he heard our cry
and saw our affliction, our toil, and our oppression.
He brought us out of Egypt
with his strong hand and outstretched arm,
with terrifying power, with signs and wonders;
and bringing us into this country,
he gave us this land flowing with milk and honey.
Therefore, I have now brought you the firstfruits
of the products of the soil 
which you, O LORD, have given me.’
And having set them before the Lord, your God, 
you shall bow down in his presence.”

Responsorial PsalmPS 91:1-2, 10-11, 12-13, 14-15.

R. (cf. 15b)  Be with me, Lord, when I am in trouble.
You who dwell in the shelter of the Most High,
who abide in the shadow of the Almighty,
say to the LORD, “My refuge and fortress,
my God in whom I trust.”
R. Be with me, Lord, when I am in trouble.
No evil shall befall you,
nor shall affliction come near your tent,
For to his angels he has given command about you,
that they guard you in all your ways.
R. Be with me, Lord, when I am in trouble.
Upon their hands they shall bear you up,
lest you dash your foot against a stone.
You shall tread upon the asp and the viper;
you shall trample down the lion and the dragon.
R. Be with me, Lord, when I am in trouble.
Because he clings to me, I will deliver him;
I will set him on high because he acknowledges my name.
He shall call upon me, and I will answer him;
I will be with him in distress;
I will deliver him and glorify him.
R. Be with me, Lord, when I am in trouble.

Reading 2ROM 10:8-13

Brothers and sisters:
What does Scripture say?
The word is near you,
in your mouth and in your heart

—that is, the word of faith that we preach—, 
for, if you confess with your mouth that Jesus is Lord 
and believe in your heart that God raised him from the dead, 
you will be saved.
For one believes with the heart and so is justified, 
and one confesses with the mouth and so is saved.
For the Scripture says, 
No one who believes in him will be put to shame.
For there is no distinction between Jew and Greek; 
the same Lord is Lord of all,
enriching all who call upon him.
For “everyone who calls on the name of the Lord will be saved.”

Verse Before The GospelMT 4:4B

One does not live on bread alone,
but on every word that comes forth from the mouth of God.

GospelLK 4:1-13

Filled with the Holy Spirit, Jesus returned from the Jordan 
and was led by the Spirit into the desert for forty days, 
to be tempted by the devil.
He ate nothing during those days, 
and when they were over he was hungry.
The devil said to him,
“If you are the Son of God, 
command this stone to become bread.”
Jesus answered him, 
“It is written, One does not live on bread alone.”
Then he took him up and showed him
all the kingdoms of the world in a single instant.
The devil said to him,
“I shall give to you all this power and glory; 
for it has been handed over to me, 
and I may give it to whomever I wish.
All this will be yours, if you worship me.”
Jesus said to him in reply,
“It is written:
You shall worship the Lord, your God,
and him alone shall you serve.”

Then he led him to Jerusalem, 
made him stand on the parapet of the temple, and said to him,
“If you are the Son of God,
throw yourself down from here, for it is written:
He will command his angels concerning you, to guard you,
and:
With their hands they will support you,
lest you dash your foot against a stone.”

Jesus said to him in reply,
“It also says,
You shall not put the Lord, your God, to the test.”
When the devil had finished every temptation, 
he departed from him for a time.